El Calafate

Historia y Leyendas

El Calafate – Historia y Leyendas

El tiempo de los Pioneros

 

Luego de ser poblada durante miles de años por los tehuelches, esta zona comenzó a tener valor para el europeo cuando descubrió su valor para la cría de ovejas, debido al alto valor de la lana a nivel mundial y a las grandes extensiones que este tipo de ganado requería.
A principios del siglo XX, por estos lugares solo se podían encontrar estancias aisladas, distantes a muchos kilómetros entre sí, y todas debían acceder al puerto de Río Gallegos para embarcar sus producciones hacia Europa.
Así surge la necesidad de desginar paradores en el camino, para alimentarse y descansar, debido a que esta distancia de apenas 300 kms hasta Río Gallegos que hoy recorremos en pocas horas, en aquellos tiempos se demoraban varios días en transitarla.
Las estancias que ocupaban la zona que hoy abarca el Parque Nacional Los Glaciares, y sus alrededores, hacían aquí su primera parada, aprovechando el reparo que les daban las grandes matas de Calafate a orillas del arroyo.Entonces se fueron instalando precarios almacenes de ramos generales, hoteles de paso, talleres para reparaciones. Con el tiempo la zona se fue poblando cada vez más, llegando a una población de unos 300 habitantes.
Hacia el año 1950 el precio de la lana cae considerablemente a nivel mundial, las estancias abandonan la cría de ganado y la actividad en esta zona prácticamente desaparece, hasta la llegada de la Administración de Parques Nacionales, que instala en El Calafate sus oficinas y toda la infraestructura necesaria para la radicación de su personal.

 

La magia de los Glaciares, reconocida mundialmente

 

La zona de los Glaciares fue declarada Parque Nacional para la conservación de su belleza, única en el mundo. Este hecho hizo que este fenómeno natural comenzara a ser conocido, no sólo en nuestro país, sino a nivel mundial, y es la magia de los glaciares lo que comenzó a atraer, desde aquel entonces, a los turistas a esta zona. En sus comienzos, el trayecto de 80 kms que nos distancian de las pasarelas eran recorridos a caballo, por caminos apenas marcados, y los servicios que podía encontrar el turismo en nuestra localidad eran mínimos. El turismo no era una actividad creíble, y los habitantes de la zona tenían poco conocimiento del tema … pero mucha voluntad, y los primeros alojamientos se dieron en casas de familia. Los habitantes de El Calafate recibían al turista como si fueran de la familia, y ese es el más lindo recuerdo que guardan quienes vinieron en aquel entonces, y hoy regresan y nos ven convertidos en Villa Turística.

 

Hoy los esperamos con los brazos abiertos

 

El Calafate continúa creciendo, gracias a la actividad turística, con muchas ganas de ofrecer cada vez los mejores servicios, sin perder la calidez de sus habitantes, para que siga siendo este último detalle el recuerdo inolvidable…

 

Leyenda de El Calafate

 

Los bosques de ñires, lengas y coihues comienzan a tomar un tono característico, anunciando el otoño y dando a los árboles una gama multicolor, desde el rojo intenso pasando por los matices del dorado y anaranjado. Esta transformación se viene repitiendo año tras año desde épocas inmemoriales. En este paisaje vivían los tehuelches, dueños originarios de la tierra. Al llegar el invierno comezaban a emigrar a pie hacia el norte, donde el frío no era tan intenso y la caza no faltaba.
En relación con éstas migraciones la tradición tehuelche conserva una leyenda.
Se dice que cierta vez Koonex, la anciana curandera de una tribu de los tehuelches, no podía caminar mas, sus viejas y cansadas piernas estaban agotadas, pero la marcha no se podía detener. Entonces Koonex comprendió la ley natural de cumplir con el destino. Las mujeres de la tribu confeccionaron un toldo con pieles de guanaco y juntaron abundante leña y alimento para dejarle a la anciana curandera , despidiéndose de ella con el canto de la familia. Koonex, de regreso a su toldo, fijó sus cansados ojos a la distancia, hasta que la gente de su tribu se perdió tras el filo de una meseta.
Ella quedaba sola para morir. Todos los seres vivientes se alejaban. Comenzó a sentir el silencio como un sopor pesado y envolvente. El cielo multicolor se fue extinguiendo lentamente. Pasaron muchos soles y muchas lunas hasta la llegada de la primavera. Entonces nacieron los brotes, arribaron las golondrinas, los chorlos, los alegres chingolitos, las charlatanas cotorras….Volvía la vida. Sobre los cueros del toldo de Koonex, se posó una bandada de avecillas cantando alegremente. De repente se escuchó la voz de la anciana curandera, que desde el interior del toldo, las reprendía por haberla dejado sola durante el largo y riguroso invierno. Un chingolito tras la sorpresa, le respondió: “nos fuimos porque en otoño comienza a escasear el alimento, además durante el invierno no tenemos lugar en donde abrigarnos”.

 

“Los comprendo” — Respondió Koonex — Por eso a partir de hoy tendrán alimento en otoño y buen abrigo en invierno, ya nunca me quedaré sola.”….. y luego la anciana calló. Cuando una ráfaga, de pronto, volteó los cueros del toldo, en lugar de Koonex se hallaba un hermoso arbusto espinoso, de perfumadas flores amarillas. Al promediar el verano, las delicadas flores se hicieron frutos y antes del otoño comenzaron a madurar tomando un color azulmorado de exquisito sabor y alto valor alimentario. Desde aquel día algunas aves no emigraron y las que se habían marchado y se enteraron de la noticia, regresaron para probar el novedoso fruto del que quedaron prendados. Los tehuelches también lo probaron, adoptándolo para siempre. Desparramaron las semillas en toda la región y, a partir de entonces,

 

“EL QUE COME CALAFATE, SIEMPRE VUELVE …”

DOMICILIO POSTAL

  •   Av. Libertador 1341 (9405)
    El Calafate Santa Cruz, Argentina

  •     Telefono: +54 2902 489820

  •     Whatsapp: +54 9 2902 407127

  • Operador Responsable:
    Criollos Turismo – Leg 15378 – Disp 2048/2012







CONTACTO





Su Nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Su Mensaje

© Derechos Reservados 2017 Sitio desarrollado por TicOne Web Services

WHATSAPP +54 9 2902 407127